¿Qué es la gonadotropina coriónica humana (hCG)?

La testosterona en las mujeres
3 agosto 2016
Antes y después: la evaluación de Austin de su tratamiento de testosterona – Seattle
31 enero 2017

¿Qué es la hCG «gonadotropina coriónica humana»?

La gonadotropina coriónica humana, conocida como hCG o incluso gonadotropina, es una hormona producida por las células de la placenta comenzando en el décimo día del óvulo en el útero durante el embarazo de una mujer. Ayuda a la producción de la progesterona, entre otras cosas. Es una glicoproteína de 37,9 kDa compuesta por 237 aminoácidos y tiene dos subunidades: la subunidad alfa, α-hCG compuesta de 92 aminoácidos y codificada por un solo gen en el cromosoma 6; y la subunidad beta: β-hCG compuesta de 145 aminoácidos y codificada por siete secuencias genómicas homólogas en el cromosoma 19. El cuerpo libera la hCG por la estimulación del hipotálamo. 

La gonadotropina coriónica humana (hCG) está disponible comercialmente en dos formas. El primero es en un polvo extraído de la orina de mujeres embarazadas, disuelto en agua esterilizada, e inyectada en un músculo con una jeringuilla, normalmente en las nalgas. El otro es un producto fabricado usando tecnología recombinante que viene preenvasado en una jeringuilla con una aguja corta para una inyección subcutánea, es decir, bajo la piel. Este producto es mucho más práctico y lo utilizan sobre todo los culturistas experimentados. Sin embargo, su precio es un poco más elevado.  

¿Cómo actúa la hCG?

Una de las posibles acciones de la hCG “gonadotropina” es la descomposición de la grasa abdominal durante el embarazo de una mujer para transformarla en energía para el crecimiento del feto. Esto es lo que sugiere que la hCG podría ser utilizada como un paliativo para la pérdida de peso. Dr. A.T.W. Simeons afirmó que la hCG es una hormona natural en el cuerpo humano. Es controlada por el hipotálamo que, entre otras cosas, controla el almacenamiento de grasa

El cuerpo humano tiene tres tipos de grasa: la primera es la grasa estructural. Ayuda a proteger todos nuestros órganos como una forma de amortiguación. La segunda es la grasa normal o natural, que nos protege las manos, los pies y otras partes del cuerpo. El tercero es la grasa anormal. Esta es la grasa extra que generalmente se acumula alrededor del estómago, las manijas del amor y las nalgas. Un estilo de vida sedentario, el consumo de alimentos refinados e hidrogenados, la edad y la genética contribuyen a estas malas grasas que se almacenan en el cuerpo.

hormona hCGEl Dr. A.T.W. Simeons notó que la simple estimulación del hipotálamo liberaba la hormona hCG. Esta hormona te ayuda a metabolizar las grasas para que sólo se quemen las reservas y, como consecuencia, adelgazas. Puedes perder un promedio de un medio kilo hasta un kilogramo por día en el transcurso de una dieta de 45 días. Puedes comer lo que quieras en porciones de menos de 500 calorías por día, eliminando los azúcares, almidones y alimentos refinados. Una de las ventajas de la hCG es que puedes metabolizar y perder grasa mejor que con una dieta normal. El resultado es que tu piel se mantiene firme y no queda suelta como pasaría durante una dieta cualquiera.

La hCG durante un tratamiento con esteroides

La hCG puede imitar el comportamiento de la hormona luteinizante (LH). La LH es conocida por estimular los testículos para que produzcan la testosterona. Más precisamente, cuando la hormona LH recibe una señal transmitida por la glándula pituitaria, las células de Leydig en los testículos son estimuladas y producen la testosterona y sus efectos positivos resultantes. Los niveles de LH disminuyen drásticamente después de administrar los esteroides. Esto detiene la señal de la pituitaria, que posteriormente detiene la producción de testosterona y provoca la degeneración rápida de los testículos. Los síntomas de degeneración testicular incluyen una aparente reducción del volumen de las células de Leydig, seguida de niveles más bajos de testosterona en los testículos, o testosterona intratesticular (ITT). No obstante, es posible evitar esta degradación con una pequeña dosis de gonadotropina.
Sin embargo, es fácil de ver cómo la mayoría de los usuarios de esteroides acaban creyendo que es mejor tomar la hCG sólo después de la Terapia Post-Ciclo. Pero los investigadores de endocrinología han encontrado que una recuperación completa y rápida es posible si hay una ingesta mínima de hCG durante un ciclo de terapia.

hormona hCG
Algunos estudios han demostrado que un retraso en el uso de la hCG hasta el final del ciclo de esteroides provoca un gran aumento en los niveles de estrógeno que es desproporcionado a los niveles de testosterona. En consecuencia, esto provoca la supresión de los HPTA (estrógenos) y aumenta el riesgo real de sufrir la ginecomastia. Esto puede reducir las probabilidades de tener una recuperación completa.

En otras palabras, si alguien reduce drásticamente su capacidad de secretar la testosterona, requerirá más estimulación de la LH o hCG para lograr unos niveles normales de producción y secreción. Esto podría reducir irreversiblemente la secreción de la testosterona y causar la esterilidad permanente.

Por lo tanto, es importante tomar medidas preventivas para proteger la sensibilidad testicular y evitar la degeneración. Además, la disponibilidad de la hCG no es una excusa, ya que sólo se recomienda usarlo durante un ciclo de esteroides.

La hCG después de un tratamiento de terapia

El objetivo del uso de la hCG después de un tratamiento es sobre todo para corregir el encogimiento testicular o la falta de reactividad. Cuanto más largo es el tratamiento con esteroides, mayor es el riesgo de sufrir problemas significativos, incluso irreversibles. Si hay una falta de reactividad incluso después de la producción de la LH (hormona luteinizante), entonces la producción suficiente de testosterona por los testículos será severamente retrasada. Esto es uno de los efectos secundarios relacionados con el uso de esteroides que puede conducir a consecuencias graves. Por lo tanto, no se recomienda nunca dejar que los testículos se atrofien o que comiences a tomar la hCG sólo después de un tratamiento con esteroides, y debes responder inmediatamente ante cualquier síntoma que aparezca. Además, es posible que la toma de la hCG después de un tratamiento con esteroides impida la reanudación de la producción de LH. Por lo tanto, es muy recomendable utilizarlo en el medio o incluso al final de un tratamiento, pero nunca después de la última inyección de esteroides.

Un período de ingesta promedio para la hCG es de aproximadamente 8 a 12 semanas. Esto requiere que las cuatro primeras semanas se toman a partir de la tercera semana del tratamiento con esteroides. La dosis depende del nivel de resultados que buscas. Se puede tomar un mínimo de 250 IU 3 veces a la semana, cada dos días, o incluso una vez al día. Las dosificaciones correctas de la hCG durante un tratamiento con esteroides pueden prevenir los efectos secundarios tales como la contracción del testículo o incluso la pérdida de la reactividad. Todo es cuestión de regular la ingesta según los efectos deseados.

La hCG y la fertilidad

La esterilidad o infertilidad se define como la incapacidad de una pareja de tener hijos después de un año de relaciones sexuales sin protección. Ante todo, la primera función de la Gonadotropina Coriónica Humana (hCG) está indicada para todos los aspectos del tratamiento de los problemas de fertilidad en hombres y mujeres. Para las mujeres, la hCG ayuda a producir la ovulación. Para los hombres, aumenta el número de células espermáticas y puede actuar como un potenciador de la libido. Es un excelente remedio para la esterilidad.
hormona hCGA menudo los pacientes que ya toman otros medicamentos de fertilidad utilizan la hCG para desencadenar la ovulación. 40 horas después de una inyección de hCG, los óvulos se liberan de sus folículos. El procedimiento intrauterino puede tener lugar entre 36 a 44 horas después de la inyección de hCG, cuando se planea una sola inseminación. Como el éxito depende de una serie de variables, incluyendo la edad y la salud de la mujer, así como del esperma y el óvulo, la hCG puede convertirse en la única solución de fertilidad para una mujer.
La fertilidad masculina requiere un hipotálamo y glándula pituitaria que funcionen, ya que son las glándulas de producción hormonal en el cerebro. La causa de la infertilidad puede ser por una serie de variables diferentes, ya sea en los testículos o un mal funcionamiento en el hipotálamo o glándula pituitaria. En muchos casos la causa permanece sin identificar incluso después de hacer varias pruebas. Por lo tanto, recurrir a la hCG es esencial para muchos hombres que están intentando superar la esterilidad.

hormona hCG

Los diferentes protocolos de la hCG

Existen varios protocolos para la hCG dependiendo de si lo utilizas para la fertilidad, la pérdida de peso o la TPC. Sin embargo, para la fertilidad y la pérdida de peso, debes consultar con un médico y hacerte pruebas antes de elegir cuál es el mejor programa para ti.
También hay varios procedimientos para tomarlo antes y después de un tratamiento con esteroides. Es mejor elegir el que vaya a funcionar bien para ti. Estas son nuestras recomendaciones:

1) Durante el tratamiento:

Se recomienda tomar inyecciones de hCG antes del final de un tratamiento con esteroides para evitar la atrofia testicular. Esta es la única condición efectiva para mantener la reactividad testicular y restaurar la producción de LH. Como regla general, es aconsejable tomar la hCG durante las últimas cuatro semanas de un tratamiento con esteroides. No es necesario tomar una cantidad exacta. Para evitar problemas testiculares, una dosis adecuada es de 5000 UI por semana durante 4 semanas. 

2) Después del tratamiento:

La hCG se usa sobre todo para corregir errores después de un tratamiento con esteroides: la retracción testicular significativa o falta de reactividad incluso después de que la producción de la LH se haya reiniciado. Estas síntomas pueden indicar que los testículos ya no están produciendo una cantidad favorable de testosterona, lo cual es un efecto secundario que se tiene que remediar a toda costa. Una dosis de entre 5.000 UI a 10.000 UI por semana puede ayudar a reestablecer la producción de testosterona.

3) En el medio de dos tratamientos con esteroides:

También es posible tomar hCG en el medio de dos tratamientos con esteroides. Para ello debes esperar a tomar la hCG hasta al menos dos semanas después del tratamiento, durante el período de recuperación, para permitir que la producción natural de la LH se reinicie. Se recomienda hacer varios análisis de sangre durante el período de recuperación, justo antes de la inyección de hCG, para asegurar que la producción de la LH se haya reiniciado. De lo contrario, la glándula pituitaria y el hipotálamo podrían recibir señales falsas y posteriormente provocar que se deje de producir la LH por completo. Para aquellos que toman la hCG entre tratamientos, 5.000 UI durante un período de seis semanas es una dosis razonable.

hormona hCG

Conclusión

Estas propiedades farmacéuticas hacen que la hCG sea adecuada para los tratamientos de esterilidad. Para los hombres, la espermatogénesis insuficiente a menudo se debe al hipogonadismo hipogonadotrópico. Se necesita una combinación de FSH o HMG para obtener buenos resultados. Una de las otras propiedades de la hCG es la capacidad de diferenciar las células de Leydig y estimular la secreción de andrógenos. Si bien está prohibida en los deportes, la hCG sigue siendo un modelo para estimular la creación de testosterona en el cuerpo. Por lo tanto, esta hormona es útil si buscas un mayor rendimiento atlético y un cuerpo más estético: si has tenido la oportunidad de probarlo, si tienes la intención de obtenerlo o si tienes preguntas, no dudes en contarnos todo en la sección de comentarios más abajo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *